Cinco consecuencias de un mal acondicionamiento acústico en la salud, según Sto

/COMUNICAE/

Sto, multinacional alemana especializada en fabricación de sistemas acústicos, explica los principales problemas de salud vinculados al ruido en espacios interiores

Estrés, fatiga, pérdida de audición, insomnio, etcétera. Los problemas de salud vinculados a niveles de ruido elevados continúan siendo grandes desconocidos para la mayoría de la población. España se sitúa como el segundo país más ruidoso del mundo según un informe de la Organización Mundial de la Salud, pero la contaminación acústica provocada por el tráfico o la industria no es la única causa de los problemas de salud vinculados a la exposición continua al ruido; el alto volumen de los espacios interiores también provoca efectos adversos para el bienestar de las personas.

Una de las principales causas de la exposición a elevados niveles de ruido en espacios interiores es el mal acondicionamiento acústico. Por ello, cada vez es más frecuente que se tenga en cuenta este factor a la hora de remodelar, rehabilitar o construir zonas interiores como viviendas, oficinas o espacios destinados a la hostelería y el ocio. Los expertos de Sto, multinacional alemana especializada en fabricación de sistemas acústicos, explican los principales problemas de salud vinculados al ruido, con motivo de la celebración del Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido (27 de abril):

Efectos directos en la audición. Uno de los problemas más graves asociados a un acondicionamiento acústico deficiente es la pérdida de audición. Reducir la exposición a ruidos fuertes, tanto en el trabajo como en el hogar, así como contar con un correcto acondicionamiento acústico con materiales adecuados y un diseño absorbente de los mismos que favorezca una acústica óptima, puede ayudar de forma directa a evitar o ralentizar la pérdida total o parcial de la audición. La OMS apunta que, actualmente, 466 millones de personas en todo el mundo padecen pérdida de audición discapacitante y se calcula que, en 2050, más de 900 millones la sufrirán.

Insomnio, estrés y depresión. La contaminación acústica en espacios interiores tiene efectos perjudiciales para la salud, aunque muchas veces pasa desapercibida o no se llega a relacionar directamente con el problema. Aunque las personas puedan creer que se han acostumbrado a cierto nivel de ruido, la realidad es que el cerebro sufre las consecuencias de este, pudiendo desembocar en periodos de depresión y etapas de ansiedad, además de afectar directamente a la calidad del sueño. Según un estudio elaborado por Oi2, en España un 46% de los encuestados considera el estrés como uno de los efectos de la exposición al ruido.

Pérdida de concentración y problemas laborales. Las oficinas son uno de los entornos donde las personas pasan más tiempo a lo largo del día. Un incorrecto acondicionamiento acústico de estos espacios está ligado a complicaciones como la pérdida de concentración, lo que acarrea problemas laborales que afectan directamente a la eficiencia de los trabajadores y su salud, así como a su nivel de confort en el entorno laboral. Según un estudio realizado por Sto, un empleado sufre 34 minutos al día de pérdida de eficacia y rendimiento por culpa de los ruidos cotidianos de la oficina.

Malestar general. A través de una exposición continua a niveles elevados de decibelios, el cuerpo puede sufrir reacciones fisiológicas como la aceleración de la respiración y del pulso, aumento de la presión arterial, fallos en el sistema digestivo provocado colitis o gastritis, además de fatiga auditiva, que puede acarrear la disminución temporal de la audición. Tal y como indica la OMS, un nivel perjudicial de ruido puede ser, por ejemplo, la exposición a más de 85 decibelios (dB) durante ocho horas o 100 dB durante 15 minutos.

Efectos sobre fetos y recién nacidos. Según la guía ‘Ruido y salud’, emitida por la Junta de Andalucía, la exposición al ruido excesivo durante el embarazo puede ocasionar pérdida auditiva a alta frecuencia de los recién nacidos y provocar retardo en el crecimiento intrauterino y prematuridad. Estos problemas auditivos pueden ocasionar a largo plazo, según indican, disfunciones sociales y emocionales en niños en edad escolar.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico